#tapeapiquitos

Nos decía un buen amigo, cocinero de pasión y profesión, que un plato magnífico está compuesto por dos partes fundamentales: continente y contenido. Es decir, la presentación y que esté realmente bueno; al final comemos tanto por la vista como por la boca.

Las partes forman un todo: un pequeño toque de azafrán en una paella, un poco de pimienta en la pasta, ese poquito de jamón en la porra antequerana…

Incluso si comemos solos y nos ponemos la comida bien dispuesta en el plato nos resultará más sabrosa. Que apetecible es un plato de jamón bien cortadito, en pequeñas lonchas, dispuesto ordenadamente en el plato. Se me hace la boca agua con solo pensarlo. ¿Y un buen queso cortado en daditos?

La comida es un gran placer para todos los sentidos: se alegra la vista con una buena presentación, nos encanta paladear, descubrir el tacto de las texturas, los aromas que nos llegan, el sonido crujiente que nos desafía a probar más.

Un pequeño detalle marca una gran diferencia. Un delicioso piquito con el suave crujido característico, con su textura suave como los artesanos o rugosa y apetitosa de los elaborados con salvado, su ligereza, con ese aroma a pan.

A veces, la gran diferencia en un tapeo de calidad, acompañando a una buena ensaladilla, a un platito de jamón o embutido o a un sinfín de otros platos y tapas, puede estar en los piquitos.

Desde Piquitos San Roque nos esforzamos en conseguir que tus platos sean únicos, apetitosos y diferentes gracias a nuestra amplia gama de piquitos artesanos y con salvado.

Disfruta del placer de un pequeño detalle, de unos estupendos piquitos, para disfrutar aún más del placer de la comida.

Comparte este producto con tus amigos

No existen comentarios disponibles...¡Se el primero en comentar!

Categorías

Este sitio web utiliza cookies con fines estadísticos y para permitir una navegación más fluida y personalizada. Ver las cookies que utilizamos.
Al continuar visitando la web aceptas el uso de cookies.
ACEPTAR
Aviso de cookies